viernes, 28 de septiembre de 2007

¿Nace una Estrella?


A mediados del 98´la Casa Blanca lanza otro villano a la cartelera mundial: responde al nombre artistico de Usama Bin Laden,
es fundamentalista islamico, lleva barba y turbante y en el regazo acaricia un fusil. ¿Hará carrera esta nueva figura estelar?
¿Tendrà buena taquilla? ¿Lograrà demoler los cimientos de la civilizaciòn occidental o serà no más que un actor secundario?
En el cine de terror nunca se sabe.

Esto texto es de “Patas Arriba. La escuela del mundo al revés” escrito por Eduardo Galeano. El texto no dice nada nuevo ¿no? ¿Y si les digo que esto lo escribió en 1998? Ahí ya cambia todo. Eso deja en evidencia que Galeano es un genio, un visionario y que realmente la tiene muy clara.

Gastón

CUESTIÓN DE TIEMPO


Cuestión de tiempo, nada más que de tiempo, solamente de tiempo y sin embargo todo se hacía tan largo, tan insoportablemente largo, que Esteban pensaba que se le iba la vida contando los minutos.
Un poco más tarde pensó que después de todo ya le quedaba poco tiempo, que lo peor ya había pasado, que el tiempo indefectiblemente tenía que pasar, que no había razón alguna para pensar que esa pesadilla sería eterna.
A los pocos minutos otra vez se deprimió, y pensó que moría; la gente que lo rodeaba le daba asco, las paredes de ese lugar le hacían sentir claustrofóbico, ahogado, cautivo.
El tiempo pasaba y Esteban estaba cada vez peor, su cuerpo sudaba frío, el murmullo incesante de palabras que no entendía, ni le importaban, lo aturdían, lo martirizaban. Y Esteban pensaba, ¿qué hice yo para merecer esto?, si siempre fui un buen pibe, honesto, nunca molesté a nadie, ¿por qué la vida me paga así?, ¿hay un lugar peor qué este?, se seguía preguntando Esteban todo el tiempo.
Entonces por fin sucedió, el reloj dio las siete de la tarde y a Esteban la cara se le iluminó, agarró sus cosas y se fue corriendo del banco donde trabajaba, con la certeza de que nunca más volvería a pisar ese lugar.
Cunado salía, Esteban vio a un chico que pedía monedas tirado en una esquina. Y entonces Esteban pensó, que de todas formas su trabajo no era tan malo, que le daba de comer, que su jefe tenía razón, que debía seguir esforzándose para alcanzar puestos elevados en el escalafón social, que no quería terminar como ese chico, que tenía que respetar sus obligaciones, su deber y algunas cosas más.
Esa noche, en su casa, Esteban se suicidó.

Tito.-

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Una vida vertiginosa

Soledad Rosas es una adolescente más. Soledad es una chica rebelde como pocas. Soledad tiene muchos amores: los perros que pasea, las plantas, los hombres, la música. Soledad estudia una carrera, turismo, sólo para hacer felices a sus padres. Soledad crea un mundo paralelo en su habitación. Soledad se enamora todos los días como si fuera el último. Soledad se compromete con los más necesitados. Soledad viaja por el mundo y se siente libre. Todas estas Soledades viven en una sola hasta que ya no viven más. La temprana muerte y corta vida de Soledad Rosas son descriptas con testimonios, detalles y palabras que pintan las imágenes como si las estuviéramos viendo en vivo y en directo. El encargado de esta tarea fue Martín Caparrós que, con su estilo característico marca la narración en cada página de Amor y anarquía. Este libro cuenta los inicios de la vida de una chica que nació en una familia de clase media en el año 1974 pero que sin embargo estudió en un colegio privado, bilingüe. Luego observamos como va creciendo hasta que todo cambia súbitamente cuando viaja a Italia con una amiga. Allí conocerá al amor de su vida, pero también las injusticias de un país que no la trata como ella quisiera, y su situación empeora por ser extranjera. Soledad se transforma en una squatter, una okupa, y a esa causa dedica su vida. Para los que creen que les conté toda la historia, se van a dar cuenta que es sólo el principio. Ya desde la tapa de este libro se conoce el destino de su protagonista porque se subtitula: La vida urgente de Soledad Rosas 1974-1998.

Yani.

LA LEYENDA DE CASEY JONES


Es sabido que las Tortugas Ninjas adoptan su nombre de los artistas más destacados del renacimiento, ahora bien aquellos que veían la serie recordaran a un personaje que se llamaba Casey Jones, un luchador callejero de Hockey. Esta persona existió y quiero compartir con ustedes su historia.

John Luther “Casey” Jones era un ingeniero locomotor que trabajó para el ferrocarril central de Illinois, se convirtió en un héroe famoso al morir en su deber, con una mano en la silba y la otra en la palanca del freno neumático.

Juan Luther “Casey” Jones nació el 14 de marzo de 1863 en Missouri. Cuando él era chico su familia se trasladó a Cayce, Kentucky, de ahí es donde viene su apodo. Cuando era joven desarrolló una obsesión cada vez mayor con los trenes. En 1878, en la edad de 15 años entró a trabajar para el ferrocarril de Ohio como aprendiz. Antes de 1890, “Casey” había alcanzado el puesto de ingeniero locomotor en el ferrocarril de la central de Illinois.

El 29 de abril de 1900 alcanzó la fama al morir en el Cannonball Express cuando cruzaba a gran velocidad el Mississippi. Cuando a las 3:52, vio a un tren parado Jones le gritó al fogonero que saltara y redujo la velocidad del tren lo suficiente como para salvar la vida de sus pasajeros antes del choque que terminó con la suya. La leyenda popular sostiene que cuando sacaron al cuerpo de Jones de los restos de su tren, sus manos todavía estaban trabadas firmemente sobre la válvula reguladora y el freno.

A partir de ahí Casey Jones fue convertido en un héroe popular, se han compuesto cientos de canciones dedicadas a él y se realizaron varias películas en su honor.

Algunas de las apariciones o menciones más destacadas fueron:

 En la canción de AC/DC What's Next To The Moon, de Powerage, mencionan “Dreamin about Casey Jones”.

 En Un capitulo de la serie animada, de los Cazafantasmas aparece el fantasma de Casey Jones que intenta prevenir un accidente ferroviario

 En 1950, Disney lanzó una historieta corta titulada el ingeniero valiente sobre Casey Jones.

 En las “tortugas Ninjas ” el nombre Casey Jones se utilizo para el héroe del vigilante

 En la película Dumbo aparece un tren del circo nombrado Casey

 El Casey es una atracción ofrecida en Disneylandia

FUENTE: WIKIPEDIA

Gastón

lunes, 24 de septiembre de 2007

A 16 AÑOS DEL NEVERMIND


El 24 de septiembre de 1991 salió en las disquerías el Nevermind, el disco de Nirvana que cambió todo, rompió con la hegemonía pop de los 80 y fue la banda de sonido de los 90. Este disco fue la última gran revolución en la historia del rock.
A pesar de que toda la vida me gustaron Pink Floyd y los Rolling Stones por influencia de mí hermano, yo no escuchaba nada proveniente de afuera. Me pasaba escuchando grupos nacionales todo el maldito tiempo, era muy cerrado, no salía de eso. Mí excusa preferida era decir que no escuchaba música internacional porque me gustaba cantar las canciones que estaban en castellano. Igualmente yo me daba cuenta que era un tonto porque al ser fanático de Sumo, era una contradicción decir eso dado que el 80% de sus canciones son en inglés. De a poquito y tímidamente me empece a abrír y a escuchar alguna que otra cosa como por ejemplo los Doors, pero faltaba algo para que todo cambie, yo sentía que lo estaba necesitando, sabía que ese algo estaba por venir.
Todo comenzó un día que fui a lo de un amigo para hacer un trabajo. Mirando sus discos le pregunte: che, ¿que onda Nirvana? y me dijo: "ponelo..." cuando lo puse y empezaron a sonar los primeros acordes de “Smells like teen spirit” sentí que las paredes se achicaban, el piso se hundía y en mí cabeza todo comenzó a dar vuelta. Nunca me había pasado algo así y nunca más me volvió a pasar. Obviamente le pedí que me lo prestara. Fue a partir de ahí que mí vida cambió para siempre. En pocos meses empecé a escuchar absolutamente de todo, todos los estilos y toda la música que había dando vueltas por el mundo y por fin pude abrir mí cabeza.
Imposible no homenajear a este pedazo de disco tan importante para mí, el Nevermind me produjo una verdadera revolución personal y a su vez fue una revolución en la escena musical del Rock y del Pop partiéndole la cabeza a mucha gente.
Por último dejo este extracto de una nota en La Nación de Franco Fasola:
"…Han pasado 16 años desde que Kurt Cobain, Dave Grohl y Krist Novoselic terminaron con el reinado de Michael Jackson y le pusieron banda sonora a la generación que miraba desde los televisores de sus casas la primera guerra del golfo Pérsico. Las palabras “grunge” y “alternativo” ahora tenían rostro y le daban una patada en los testículos al glam rock de Bon Jovi o Poison, tan de moda por la época..."
Gastón

viernes, 21 de septiembre de 2007

UN MENSAJE POR EL DIA DE LA PRIMAVERA

Bueno, lo que dejo a continuación es un mensaje que dejó Patricio Rey hace 22 años en la vieja Esquina del sol. Claro que el mensaje es aplicable para cualquier día festivo de lo que sea.

"No dejen que nunca, ningún tipo de sistema les diga que día tienen que festejar la primavera, que día deben liberarse de las ataduras esas que andan flotando por allí, si existe un día de la primavera es para nosotros, para festejar cuando queramos, donde queramos y como queramos. Salud! Feliz día de la primavera para todos!!!"

21 de septiembre de 1985

Gastón

jueves, 20 de septiembre de 2007

De miedos y de niños

Hay días en que me siento chiquitita. Me levanto y pasan un par de horas hasta que realmente me despierto y me doy cuenta que ya no soy una niña. Pero aunque sé que ya no estoy en la edad de la inocencia no puedo apartarme de mis miedos. Se apoderan de mí, como si fueran enormes monstruos, todos los pensamientos que me impiden ser todo lo que quisiera. De repente crezco, los miedos se van, me hago grande y paradójicamente me libero. Digo paradójicamente porque los niños son los seres más libres, desprejuiciados y aventureros que conozco. Pero también son ellos los que acumulan todos sus temores como si fueran gigantes que los acechan. Los adultos tienen otros miedos pero pocas veces los admiten y enfrenta. Ellos prefieren sentirse omnipotentes, que nada los avasalla o aprisiona. Es otra la censura que se genera, es una libertad que no es libre. Creen que por no tener miedos, son mejores, más libres. Pero sí los tienen, sólo los niegan. Hay días en que me siento grande y esos días me asusto más.
Yani.

Se vienen las elecciones

Quería saber vuestra estimada opinión acerca de las próximas elecciones en nuestra facultad para Director de la Carrera. De paso opinen por Centro.
Repasemos algunas propuestas (no tengo todas quiero que me pasen más si saben)
1. Carlos Mangone de la mano de Octubre. (Titular Comu I y II)
2. Sociales va de frente (el andamio, el mate, MST, etc...) van con Carlos Savransky (Titular Sem. Diseño gráfico).
3. Los muertos de la Vallese proponen y apoyan a Marita Soto (adjunta de la Cátedra Steimberg Semiótica I) están cada vez peor los de La Vallese.
4. Agrupación Prisma está con Alejandro Kaufman (Adjunto de PCPC, Casullo).

Bien si tienen más candidatos subanlos! A quién van a votar y por qué? me interesa.
De lo poco que sé, opino:
Mangone está muy ligado al PO y por ende a Oktubre que los odiamos por chorros. Pero me gustaría una figura como él polémica, fuerte, con liderazgo en la carrera.
Savransky me encantó como profesor de Diseño y está muy metido con la reforma del plan de estudios de la carrera, se junta con los alumnos, etc...sé que está comprometido políticamente. Es una chance muy alta para mi.
Marita Soto no la conozco pero jamás votaría alguien para Director de la Carrera que venga de Semiótica (si, soy muy prejuiciosa y odio la semiótica)
Kaufman tengo muy buenas referencias y tuve sólo 2 teóricos con él. Alguien tiene datos?
SWT

ME MATAN LIMON!

Si bien la mayoría de las letras de Patricio Rey no son fáciles de interpretar (algunas más otras menos) hay algunas que cierran perfecto. Uno escuchaba este tema y realmente no entendía ni media palabra, ¿Qué es me matan limón? Bueno, leyendo lo que dejo a continuación de la letra, todo va a cerrar perfectamente.

Me matan Limón!(Beilinson - Solari)

Ni bien amainó
la tormenta, olvidó
las promesas hechas
otra vez!

Me matan, Limón!
Hijueputas, Limón!
Por los techos viene el bloque
otra vez!
Oh, otra vez!
Oh, otra vez!

Pasan las dos... / Delatándolo,
apenas las dos... / delatándolo a las dos
de la tarde y zumba feo algún moscón.

Voy sangrando, Limón! / Padrecito de
Me la dieron, Limón! / nuestros pobres que
sangran por las tejas como vos, Limón.
Oh, otra vez!
Oh, otra vez!

Nunca pudo llorar,
ni soñar al dormir,
pero sabe que a las dos es tarde ya.

Todo el bloque, Limón, /
Nuestra gente, no,
baila y canta, mi Dios! /
no quiere escuchar
cumbias y merengues crueles otra vez!
Oh, otra vez!...



LA HISTORIA
En la guerra contra Pablo Escobar, todo valía, incluso las alianzas con sus enemigos. Durante años, los organismos antinarcóticos de Colombia e indirectamente de Estados Unidos, dependieron en buena parte de la información que les daban del mismísimo Cártel de Cali y de Los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar). Pero ésa era una realidad incómoda para aceptar.
El jefe del Cártel de Cali, Miguel Rodríguez Orejuela, explicó en sus propias palabras lo que oficialmente ninguno de los gobiernos beneficiados había querido admitir. Rodríguez, declaró a la Fiscalía General de Colombia que en la búsqueda de Pablo Escobar "las altas autoridades siempre estuvieron enteradas de que éramos nosotros los que poníamos en conocimiento y a su servicio toda esta valiosa información, así como en algunas oportunidades algunos informantes que fueron utilizados por ellos".
Al hablar de altas autoridades, explicó Rodríguez, se debía entender los presidentes de la República Virgilio Barco (1986-1990) y César Gaviria (1990-1994). Desde ese día, el gobierno abrió sus radios a la frecuencias del Cartel y los miembros de esa organización recibieron una clave secreta para ser reconocidos en las comunicaciones... se llamarían Los Canarios.
Aquel jueves 2 de diciembre de 1993, Pablo Escobar Gaviria se despertó, como solía, un poco antes del mediodía. Comió un plato de espaguetis y echó su grueso cuerpo de nuevo en la cama; pero esta vez con el teléfono inalámbrico. Siempre había sido un hombre pesado, pero en su vida de prófugo había aumentado unos diez kilos, y todos en la zona abdominal.
Lo cierto es que "fugitivo" no describe la vida de Pablo con precisión. La mayor parte del día la pasaba tirado en la cama, comiendo, durmiendo y hablando por teléfono. Contrataba a prostitutas, la mayoría adolescentes, para matar el tiempo. No se podía comparar con las espléndidas orgías que montara en el pasado, pero su dinero y su notoriedad todavía le permitían ciertos lujos.
Siempre estaba solo, las únicas personas que estaban con él eran su mano derecha y guardaespaldas Limón, su mensajero Jaime Rúa y su cocinera Luz Mila.
Ese día Pablo Escobar trató de comunicarse con su familia por teléfono varias veces sin éxito, los operadores de las centrales telefónicas estaban advertidos de esta posibilidad y cada llamada era interceptada por miembros de Seguridad que estaban rastreando las señales. Cuando Pablo logra comunicarse con su hijo Juan Pablo, haciéndose pasar por periodista, los puestos de rastreo fijos de Centra Spike y el Bloque de Búsqueda habían localizado la señal, triangulado sus lecturas y calculado que provenían de Los Olivos, un pequeño barrio de casas de dos plantas y tejas en hileras de Tequendama.
Ni bien localizaron la procedencia de la señal, "Hugo" (un agente de seguridad que durante años siguió a Escobar) y su compañero se dirigieron al barrio y se apostaron frente a la hilera de casas de dos plantas. Nadie podía saber en cuál se encontraba Pablo. Varias veces subieron y bajaron por la calle. "Hugo" comenzó a observar las casas detenidamente, una por una.
Y entonces lo vio. Era un hombre gordo, de pelo negro largo ondulado y barba, asomado a la ventana de la segunda planta. Sólo había visto a Pablo en fotos y, salvo el bigote, siempre había estado bien afeitado, pero la policía sabía que se había dejado crecer la barba, y además el tipo estaba hablando por teléfono contemplando desde arriba el tráfico de la calle. El hombre se metió rápidamente en la casa.
Años de lucha, cientos de vidas perdidas, miles de redadas inútiles, incontables millones de dólares, de pistas falsas y de horas y hombres, todas las meteduras de pata, los fallos, las falsas alarmas... y allí estaba. Por fin.
Un solo hombre en un país de treinta y cinco millones de habitantes, una tarea literalmente más difícil que la de encontrar la aguja en el pajar.
Hugo había encontrado a ese hombre rico, despiadado y disciplinado, que por sí solo había tenido en su puño al submundo criminal de su país y de buena parte del planeta, durante casi dos décadas; un hombre que en aquella urbe de millones era adorado como una leyenda. Hugo le indicó al resto de los agentes cuál era la casa.
Hugo sabía bien que solamente él y otro vehículo estaban en posición. Estaba seguro de que Pablo los había visto y que sus pistoleros no tardarían en llegar. Los dos compañeros de Hugo saltaron del coche y se colocaron a ambos lados de la puerta principal. Hugo entró por el callejón, contando las casas dio con la parte trasera de la de Pablo. Muertos de miedo pero con las armas cargadas, esperaron. Fueron unos diez minutos.
La puerta principal era pesada, de hierro. Fueron necesarios varios golpes para derribar la puerta que los separaba de Pablo. Los hombres de seguridad entraron corriendo en la casa. De inmediato comenzaron a sonar los disparos. Limón saltó desde la ventana de atrás al tejado apenas el equipo de asalto hubo irrumpido por el frente. Limón saltó, cayó sobre las tejas y comenzó a correr, los hombres del Bloque de Búsqueda desplegados en el callejón detrás de la casa abrieron fuego.
Docenas de hombres con armas automáticas se habían apostado a todo lo largo de la calle, algunos de ellos de pie encima de sus vehículos para mejorar su posición de fuego. Un francotirador incluso había trepado al tejado de la casa contigua. Fué así que Limón recibió varios impactos mientras corría, y su propia inercia, unida a la de los disparos, hizo que cayera del tejado al césped.
El segundo en salir fue Pablo. Tras ver lo que le había sucedido a Limón, se mantuvo junto a uno de los muros, el cual le ofrecía algo de protección. El agente apostado en la casa de al lado no tenía el campo libre como para disparar, así que hubo una pausa en el tiroteo mientras Pablo se deslizaba hacia el callejón con la espalda pegada al muro. Ninguno de los policías en la calle podía verlo, pero al llegar al final del muro, Pablo vio su oportunidad y se dirigió hacia la cima del tejado, para saltar y refugiarse del otro lado.
La andanada de disparos fue atronadora, y antes de llegar a la cima, Pablo cayó tendido boca abajo, desplazando varias tejas. Pero los disparos continuaban... los innumerables proyectiles que entraban por la ventana taladraban las paredes y el techo. En la calle y el callejón posterior todo el mundo estaba disparando hasta vaciar los cargadores. A los hombres del Bloque de Búsqueda les llevó varios minutos darse cuenta de que ellos eran los únicos que estaban disparando, y finalmente los disparos cesaron.
El francotirador del tejado gritó: "¡Es Pablo!" y los hombres subieron a ver. El mayor Aguilar levantó el cadáver por el hombro y lo dio vuelta. La cara ancha y barbuda estaba hinchada, salpicada de sangre. Aguilar tomó la radio y habló directamente con el coronel Martínez, con tanto entusiasmo que hasta los efectivos que llenaban la calle lo pudieron oír:-¡Viva Colombia! ¡Hemos matado a Pablo Escobar!
Sin embargo, los rumores que se filtraron del procedimiento indican que cuando Escobar escapaba por los techos huyendo del Bloque, una bala le dio en un brazo y cayó herido en el techo. Cuando Pablo yacía herido en el tejado, uno de los agentes del Bloque lo ejecutó. "Había tanta ansiedad, que eso puede haber sido posible', dijo el coronel Oscar Naranjo, quien dirigía el servicio de inteligencia de la Policía en esa época.
La alianza entre el Cártel de Cali, Los Pepes y los organismos antinarcóticos de Colombia y Estados Unidos tuvo un precio muy alto en la lucha contra el narcotráfico. Mientras los jefes del cártel posaban como los adalides contra el narcoterrorismo, y gozaban de un relativa libertad de acción como resultado de esa alianza, sus ingresos por el tráfico de drogas aumentó escandalosamente. Cuando la guerra contra Escobar culminó, el nuevo enemigo de hoy era el aliado de ayer.
Hasta aquí, algunos detalles más de la historia de Álvaro de Jesús Agudelo, el Limón, quizás el único aliado fiel entre tanto traidor, que cuidó de Pablo Escobar hasta el día de su muerte.

FUENTE: www.latinamericanstudies.org/colombia/escobar.htm

Gastón

miércoles, 19 de septiembre de 2007

El “ser” Vs el “deber ser”


El lunes a la noche estuve mirando “El gen Argentino” donde se presentaban en el programa los ganadores de la categoría deportes, Diego Maradona y Juan Manuel Fangio. El que más votos obtuviera a través de Internet y sms (mensaje de texto) pasaba directamente a la final, donde ya se encuentran Ernesto Che Guevara y José de San Martín.
A lo largo del programa se dieron argumentos de ambos lados para definir quién sería el que mejor nos representa a los argentinos. En cuestiones deportivas la decisión era complicada ya que todos sabemos los logros de ambos deportistas, Maradona campeón del mundo en 2 oportunidades, más un mundial juvenil, más los logros deportivos en sus respectivos equipos y sobretodo la magia que nos regaló a todos a lo largo de toda su carrera. Juan Manuel Fangio, quíntuple campeón mundial de Fórmula 1 con 4 escuderías distintas y hacedor de muchas hazañas en las pistas de carreras. Ambos tienen orígenes muy diferentes, Diego nació en Villa Fiorito, un lugar muy humilde y de clase baja, aunque a pesar de las adversidades llego a ser el mejor jugador de la historia, Fangio de clase media, no tuvo tantos inconvenientes para integrarse al mundo del automovilismo.
No todo en el programa es mostrar las grandezas de los personajes, sino también sus bajezas y sus miserias. De Maradona es por todos sabido sus problemas con las adicciones a las drogas y en cuanto a Fangio se lo relaciona con algunos hechos oscuros de la dictadura militar de 1976. Luego de casi dos horas de debates a favor y en contra de uno y otro el resultado se hizo saber. Por el 60% de los votos el ganador fue Juan Manuel Fangio.
La cuestión que planteo es sobre, que votó la gente???? Los argentinos nos parecemos más a Maradona???, somos efusivos, pasionales, calentones, perseverantes como lo es Diego que viniendo de un origen humilde, dio todo de si para llegar a lo más alto y a pesar de los escollos se levantó y siguió peleando. O somos como Fangio?, más correctos en nuestro andar, alguien que nunca generó ninguna discusión ni dentro ni fuera de las pistas, alguien austero y estratega. Creo que la votación se alejó de lo que es la realidad y apuntó más a un “deber ser”.
A muchos argentinos nos gustaría que nos representara una persona como Juan Manuel Fangio y no un Diego Maradona que es un sujeto conflictivo y mal ejemplo por sus adicciones. Pero quiero rescatar un ejemplo que dio Quique Wolf, Defensor de Maradona, “si yo fuera a escuchar un concierto de la Filarmónica de Buenos Aires (el cual resulta ser extraordinario) y al terminar el concierto alguien me comenta que el director es drogadicto, el concierto me va a seguir pareciendo una obra maestra, lo mismo sucedería con una pintura o una escultura”
Uds que hubieran votado, lo que es o lo que debería ser???

Martin

martes, 18 de septiembre de 2007

EL MARADONA QUE NO FUE


Muchas veces es común cuando se habla de fútbol escuchar la frase “sabés la cantidad de pibes que son mejores que Maradona pero que no llegaron…”. La leyenda cuenta que en Rosario hubo uno, esta vez no fue un pibe de las inferiores que prefirió dedicarse a otra cosa o no tuvo herramientas para llegar a la primera de un club. Para hablar de él hay que remitirse al fútbol del ascenso, ese mundo aparte, ese “limbo del balompié” como escuché una vez por ahí.
Nos remontamos a Rosario, allá por la década del setenta, donde el Club Atlético Central Córdoba de Rosario albergó a un número cinco medio vago a la hora de entrenar. Su nombre era Tomás Felipe Carlovich, quien hoy es una leyenda que suele revivir en todos los bares y en todos los rincones de Rosario, ciudad futbolera si las hay.
Carlovich era dueño de una habilidad impresionante. “Tiraba caños como ninguno”, afirman quienes lo vieron. Es más, el mismísimo Diego Armando Maradona, cuando llegó a Ñewells, allá por 1993 dijo "Dicen que acá jugó uno que era mejor que yo" haciendo referencia a “El Trinche” como le decían.
Una vez sucedió un hecho digno de uno de esos cuentos de su conciudadano “El Negro” Fontanarrosa, esos cuentos que Alejandro Apo nos cuenta a la medianoche. La diferencia es que esto sucedió de verdad. Fue en la cancha de Rosario Central, en abril de 1974. La selección Argentina se estaba preparando para el mundial de Alemania y jugó un amistoso con un combinado de la ciudad, claro, la idea era que la selección se pudiera lucir, pero no fue así, fue sorprendida por “El Trinche” quien se cansó de poner en ridículo al mismísimo seleccionado, volviendo locos a jugadores como Brindisi, Housseman, Poy o Potente, tanto como para que en el entretiempo, Vlasdislao Cap, que era el técnico de Argentina fuera al vestuario y les pida que por favor aflojen. Imposible, Carlovich y Kempes terminaron de bailarlos hasta sellar un 3 a 1 final que resultaría una humillación para el equipo que iría a representarnos en el mundial.
Carlovich debutó en Rosario Central, pero jugó un solo partido y se fue a Flandria, lugar donde también jugaría muy poco. Finalmente recaló en Central Córdoba donde se coronaría como un ídolo. Cada vez que él jugaba se iba corriendo la bola por la ciudad, “che, hoy juega “El Trinche” y ahí estaban los amantes del fútbol que solo iban para verlo a él.
César Luís Menotti, dijo una vez “Carlovich fue uno de esos pibes de barrio que, desde que nacen, tiene como único juguete la pelota. Era impresionante verlo”. Otra palabra autorizada que sabe mucho de fútbol, para que ratifique lo que estamos contando, es Carlos Timoteo Griguol que una vez dijo “Tenía condiciones técnicas únicas. Al marcarlo, el tipo desaparecía por cualquier lado y con él desaparecía el balón”.
El Estadio Gabino Sosa tuvo el privilegio de ser testigo de ese crack, que hizo con la pelota cosas únicas e irrepetibles, según cuentan aquellos que afirman haberlo visto. Por algo José Pekerman, ex Director Técnico de Argentina, lo puso como titular en su selección de los mejores jugadores de la historia.
Gastón

Ilusiones para el Siglo XXI


Navegando encontré este discurso que dio García Márquez en 1999:


El escritor italiano Giovanni Papini enfureció a nuestros abuelos en los años cuarenta con una frase envenenada: "América está hecha con los desperdicios de Europa". Hoy no sólo tenemos razones para sospechar que es cierto, sino algo más triste: que la culpa es nuestra.
Simón Bolívar lo había previsto, y quiso crearnos la conciencia de una identidad propia en una línea genial de su Carta de Jamaica: "Somos un pequeño género humano".
Soñaba, y así lo dijo, con que fuéramos la patria más grande, más poderosa y unida de la tierra. Al final de sus días, mortificado por una deuda de los ingleses que todavía no acabamos de pagar, y atormentado por los franceses que trataban de venderle los últimos trastos de su revolución, le suplicó exasperado: "Déjennos hacer tranquilos nuestra Edad Media".
Terminamos por ser un laboratorio de ilusiones fallidas. Nuestra virtud mayor es la creatividad, y sin embargo no hemos hecho mucho más que vivir de doctrinas recalentadas y guerras ajenas, herederos de un Cristóbal Colón desventurado que nos encontró por casualidad cuando andaba buscando las Indias.
Hasta hace pocos años era más fácil conocernos entre nosotros desde el Barrio Latino de París que desde cualquiera de nuestros países. En los cafetines de Saint Germain de Prés intercambiábamos serenatas de Chapultepec por ventarrones de Comodoro Rivadavia, caldillos de congrio de Pablo Neruda por atardeceres del Caribe, añoranzas de un mundo idílico y remoto donde habíamos nacido sin preguntarnos siquiera quiénes éramos. Hoy, ya lo vemos, nadie se ha sorprendido de que hayamos tenido que atravesar el vasto Atlántico para encontrarnos en París con nosotros mismos.
A ustedes, soñadores con menos de cuarenta años, les corresponde la tarea histórica de componer estos entuertos descomunales. Recuerden que las cosas de este mundo, desde los transplantes de corazón hasta los cuartetos de Beethoven estuvieron en la mente de sus creadores antes de estar en la realidad. No esperen nada de siglo XXI, que es el siglo XXI el que los espera todo de ustedes.
Un siglo que no viene hecho de fábrica sino listo para ser forjado por ustedes a nuestra imagen y semejanza, y que sólo será tan glorioso y nuestro como ustedes sean capaces de imaginarlo.




En este momento mi imaginación se encuentra en un momento de letargo infernal (desesperante, por cierto). Pero no podía dejar de estar (Gracias Gato por el Impulso...)


#Ce#

lunes, 17 de septiembre de 2007

Walsh no está solo


En los mundillos del periodismo y en los momentos en que los historiadores rememoran a los desaparecidos de esta profesión, siempre es Rodolfo Walsh el homenajeado, el leído, el revisionado. Pero en esos años que sólo estaban llenos de sangre, mugre e ignorancia, hubo otras grandes plumas que se dedicaron con mucho estilo al “oficio de escribir”. Ayer se cumplieron treinta años de la desaparición de Enrique Raab. Tres elementos muy “subversivos” configuraban su identidad. Por un lado, padecía el mal de todos los que se expresan imprimiendo en palabras lo que vierte su imaginación, por otro, dos minorías se unían en su identidad. Era judío y homosexual. Lo peor para los hombrecitos de traje verde que lo perseguían era que todo esto lo llenaba y lo llevaba adelante en cada día de su vida.
Ayer Radar, el suplemento de Página 12, recordó a Raab y tomó como base los testimonios recogidos en la tesina convertida en libro de Máximo Eseverri: Periodismo, cultura y militancia antes del golpe. En la nota se reflejan todos los matices de este autor olvidado o quizás nunca reconocido. También se hace un recorrido por su obra: “En 1974, Ediciones de la Flor le edita a Enrique Raab Cuba: vida cotidiana y revolución, libro ponderatorio, pero lejos de la complacencia partidaria, que no cayó bien en la isla: la ironía sería contrarrevolucionaria; ése y un trabajo sobre Luchino Visconti editado por Gente de Cine son sus únicos libros. También hizo un cortometraje, José, sobre texto de Ricardo Halac que, en 1962, ganó el primer premio del Concurso Anual de Cinematografía. Enrique, como dirían los españoles, era muy suyo.¨ (…) Anfibio entre los cineclubistas fanáticos –formó parte de Gente de Cine, luego de Núcleo–, los militantes revolucionarios –fue militante del PRT– y los periodistas sindicalizados –integró la agrupación Emilio Jáuregui–, o la combinación de las tres cosas, Raab se hizo conocido en las redacciones de Jacobo Timerman, de esos magazines modernos que se caracterizaban por ser reaccionarios en sus primeras páginas, destinadas a la política, e impertinentes y contestatarios en las que el ambiente denomina periodismo hembra: artes y espectáculos, vida cotidiana, cultura. Pero Enrique Raab pareció haber pasado por todos los medios gráficos: Confirmado, Primera Plana, Análisis, Siete Días, La Razón”.
Yani.

LA CAÍDA...

A María el cuerpo le dolía, le ardía, le picaba y su boca era un arenal. Los ojos entre abiertos, no divisaban luz alguna y aunque quería moverse, no podía. Entonces volvió a cerrar los ojos y las imágenes del día anterior le venían a la cabeza como flashes.
Su casa, el teléfono, la cita, el paquete, el pedido, la orden, la calle, los autos, los hombres, la huida, los gritos, la caída. Su casa, el teléfono, la cita, el paquete, el pedido, la orden, la calle, los autos, los hombres, la huida, los gritos, la caída. Su casa, el teléfono, la cita, el paquete, el pedido, la orden, la calle, los autos, los hombres, la huida, los gritos, la caída.
María abrió los ojos sobresaltada, intentó moverse y otra vez su cuerpo no la dejó. Y entonces lo inevitable, el miedo, el pánico, el horror, los sueños perdidos, la sensación de asfixia, las palpitaciones, las palpitaciones, las palpitaciones, las sombras, las palpitaciones, las palpitaciones, las palpitaciones, las sombras, las palpitaciones, las palpitaciones, las palpitaciones, las sombras.
Algo la pincha y ahora María no siente nada, no tiene miedo, ni dolor, ni pánico ni nada. Algo o alguien había logrado que esas sensaciones pararan de una buena vez. A su cuerpo ahora lo movían, lo arrastraban, María no sabía adónde la llevaban, pero ya no le importaba, o no le preocupaba, o tal vez le daba lo mismo.
Ahora los músculos se le empiezan a desentumecer, los oídos se destapan y María escucha: ruidos, motores, voces. Su cuerpo siente que algo se despega del suelo y enseguida es metido, su cuerpo, en algo que no es muy cómodo, parece una caja, pero no podría asegurarlo.
Ahora está casi segura, María está volando en algo que se parece a una caja. La caja es empujada y María siente que cae y María le reza a un Dios del cual nunca estuvo segura que exista. Y entonces lo inevitable: el miedo, el pánico, el horror, los sueños perdidos, la sensación de asfixia, las palpitaciones, las palpitaciones, las palpitaciones, las sombras, las palpitaciones, las palpitaciones, las palpitaciones, las sombras, las palpitaciones, las palpitaciones, las palpitaciones, las sombras, la caída.

Tito.-

LA INDOMITA LUZ SE HIZO CARNE EN EL...


Esta es una necrológica que me pidieron en la Facu, sobre alguien que aun este vivo, esto fue lo que salió...

Mi primer contacto con vos fue aproximadamente a los 10 años, mi papá te presentó en forma de vinilo. Luego de tres minutos y algunos segundos, me había enamorado perdidamente de Mariel y odiaba con todas mis fuerzas a ese pacato consorcio.
Lunes otra vez, hoy más triste y gris que cualquier otro. Cierro los ojos y recuerdo los momentos que pasé con vos, veo recitales donde me hacías llorar de emoción, mamando la libertad o saltar extasiado cuando me decías que hasta demoler hoteles se puede, si uno quiere.
Muchas veces me puse verde de rabia, cuando escuchaba algunas personas criticarte por alguna que otra excentricidad. Aunque sabía que a vos no te preocupaba porque esos que te criticaban eran los mismos que al ver las puertas y las ventanas cerradas no se daban cuenta, (tal vez no querían), que nuestra gente estaba muerta. Si hasta esos viejos y decrépitos dinosaurios, que por suerte hoy empiezan a desaparecer, se les habrá piantado un lagrimón cuando se enteraron que te habías ido. Es que quien otro si no vos, puedo ponerle tanta poesía a aquel horror.
Charly te fuiste y hasta el azúcar que no endulza mi café, te extraña. La Argentina entera llora por vos. Aunque alguna vez dijiste que las pociones para el amor no existían, me animo a decirte que ahí te equivocaste. Vos que hiciste que se amara tanta gente con tus canciones, fuiste la más increíble poción para el amor.
Tito.-

CRÓNICA DE UN AMOR QUE NO ENTIENDE RAZONES...

Avellaneda los días que juega Racing Club, se convierte en una caravana de gente alocada. Los hinchas llegan en autos, camionetas, colectivos repletos, o simplemente caminando. En las cuadras que separan el Hospital Fiorito de la cancha, el olor a choripán, garrapiñada, fritanga y transpiración se confunden. Personas que solo se ven una vez por semana se saludan con gran cariño, tal vez no sepan cómo se llama su interlocutor pero por la soltura con la que hablan de temas tan diversos como el discurso de Chávez en la ONU o la final de Bailando por un Sueño, uno podría arriesgar que se conocen de toda la vida.
Camino por la calle Italia, doblo por Colón y entonces sí, el Cilindro Mágico de Avellaneda aparece ante mis ojos. Me deslumbra la imagen de esa réplica casi perfecta del Coliseo Romano, construida en el medio de fábricas que alguna vez fueron prósperas y hoy solamente despiden olor a óxido. Sigo mirando obnubilado, él gran estadio de la ciudad, ese que alguna vez vio tirar gambetas a Orestes Omar Corbata, ídolo de mi abuelo, y al que yo recurro siempre que algún hincha de otro equipo me pregunta: -¿qué crack salió de Racing eh?, cuando me topo con la primera oscuridad en mi camino. Sí amigos, estoy ante el premier cacheo policial de la tarde. Un robusto y morocho agente de la bonaerense, me palpa el cuerpo con manos fuertes y ásperas. Este procedimiento, que en algunas ocasiones tiene un matiz sexual que llega a incomodarme, en esta oportunidad no me molestó en lo más mínimo, ya que el oficial de prolijo bigote castrista, lo realizó con un profesionalismo que tendrían que tomar como ejemplo algunos de sus compañeros de oficio. Por último me pregunta con una voz todavía más áspera que sus manos, si llevo encendedor. Lo niego rotundamente y sigo mi camino tranquilamente.
Saco el encendedor de una de mis zapatillas, prendo el primer cigarrillo de la tarde, sigo caminando por Colón. La música que llega desde adentro de la cancha se escucha cada vez más fuerte, es entonada, explosiva pero abrasadora, me entusiasmo, canto yo también. Un nene de no más de cuatro años subido a los hombros de su papá y con una camiseta que le cubre todo el cuerpo me mira, me sonríe y canta conmigo. El papá también ríe y me dice: -"este va a ser más fanático que yo". Le devuelvo la sonrisa y sigo caminando. Por un instante recuerdo cómo en esos primeros años de la democracia era mi viejo el que me llevaba, también en los hombros, a ver al club de sus amores.
Acabo de guardar mi preciado encendedor, por fin estoy en la puerta del playón de la cancha. Un nuevo cacheo policial me espera. Esta vez el trámite se produce un poco más rápido. El pequeño, pero con cara de pocos amigos oficial que me tocó en suerte, casi no me toca, ni me mira ni nada solo me hace un gesto con sus manitos, que de tan chquitas resultan cómicas, que siga mi camino. Entonces al lado mío escucho: -"qué señora nena, no ves que tengo veinte años". Al instante se produce una carcajada de los que como yo, participaban del cacheo. Por lo que pude entender, a una rubiecita con más cara de Recoleta que de Wilde, no le había gustado nada, que una mujer policía la llame señora.
Prendo el segundo cigarrillo de la tarde, el sol radiante me pega en la cara y me molesta. Al lado mío la gente corre como loca, por alguna razón yo también corro. Una señora de unos cuarenta años se me cruza en mi loca carrera, le pido perdón sin parar de correr, mi mira con cara de no aceptar mis disculpas, no me importa, son las dos menos diez y yo todavía no entré a la cancha. En diez minutos empieza el partido y yo como muchos de los que aún estamos afuera corremos el riesgo de perdernos el comienzo.
Agitado, llego a una cola de aproximadamente cuarenta metros, esta me separa de la puerta diez, saco mi carnet de socio y aguardo el momento de entrar. Mientras hago respetuosamente la fila, que cada vez se vuelve más ancha por los que se van colando, a medida que esta avanza, mi mirada se centra en una vieja camiseta de un arquero de Racing de los años ´90. Es negra con letras amarillas. El afortunado que la lleva puesta, es un ser que me parece casi sobrenatural. Mide alrededor de dos metros, tiene el pelo rubio muy largo y una espalda que podría ser tranquilamente dos mías. Solo le faltaba un martillo en la mano y hubiera jurado que me encontraba, ante el Dios Nórdico Thor. De repente un grito de un viejo que tenía tan pocos dientes en su boca, como eses en su lenguaje, me saca de mis cavilaciones. –"Dale che que arranca el partido, la puta que te parió yuta de mierda". Ese grito de guerra enciende a todos los que estamos ahí. La cola empieza a avanzar a los empujones, hay gritos e insultos, pero por fin consigo adelantarme hacia mi último obstáculo: el tercer cacheo policial. No recuerdo la cara del tercer policía que me tocó en la tarde, estaba enfurecido por la burocracia que tenemos que sufrir los hinchas comunes para entrar a una cancha de fútbol. Presiento que aquel uniformado se dio cuenta de mi fastidio y mi apuro y en una actitud francamente cruel, tardó más de lo normal, en realizar su trabajo.
Apoyo mi carnet en los molinetes electrónicos, la pantalla dice avance, corro, subo las escaleras y por fin…veo el campo de juego, estoy adentro.
Mi ubicación es casi en la fosa, atrás de uno de los arcos. Empiezo a subir entre montones de personas, es una tarea francamente difícil. El olor a transpiración es penetrante. Un gordo enorme y en cuero me pasa por al lado y casi se seca su cuerpo transpirado con mi remera. No me rindo y sigo subiendo. Por fin logro llegar donde quería, arriba a la derecha del arco. Saludo a amigos, primos y a personas que no se cómo se llaman, pero que conozco por Racing. La música de cancha se vuelve ensordecedora, todo el mundo salta, canta y aplaude. De repente miles de papelitos vuelan por el aire, Racing salió a la cancha. Y la acadé y la acadé retumba por todos lados, el piso de cemento parece moverse.
Todo está dado ya, los veintidós jugadores están acomodados en la cancha. Una señora y la que parece ser su hija se persignan, un chico de pantalón corto junta sus manos en posición de rezo. Silbato del árbitro, comenzó el encuentro.
El partido es ordinario, los dos equipos se pelean por la pelota, pero no producen peligro alguno. Un hombre de unos cuarenta años, pelado y con lentes oscuros, comenta lo lento y parado que está jugando el diez. Mientras tanto una morocha caderona y pulposa, que lleva su remara atada, dejando ver su ombligo, salta y canta sin parar. Esto produce el deleite de un grupo de adolescentes que comentan, cómo se mueve para arriba y para abajo su exuberante parte delantera. El partido sigue devolviendo muy poco y mis ojos ahora se posan en el medio de la tribuna. Casi sin querer diviso subido a uno de los para-avalanchas, a aquel rubio parecido al Dios Nórdico que había visto un rato antes. Pienso que es la primera vez que veo a un barrabrava que respeta una fila. Calculo que habré pensado en voz alta, porque al instante un viejo de pelo muy blanco y con la cara surcada por las arrugas me dice:- "si viste el rubio ese es un señorito, hace la fila como todo el mundo", al instante el mismo abuelo lo manda a la concha de su madrea al árbitro, argumentando que cobra todas las pelotas divididas para el equipo rival.
A pesar de lo poco que ofrece mi querida academia en la cancha, la gente no para de alentar. El clima cada vez es más calido y el olor a marihuana me abraza, advierto que ese dulce humo viene de dos escalones debajo de donde estoy yo. Un pibe de no más de 25 años, flaco morocho y con una gran nariz, fuma un cigarro tan grande, que lo envidiaría el mismísimo Bob Marley.
Por fin el primer tiempo termina, la gente se sienta fastidiosa, murmurando insultos, un flaquito colorado petiso y con rulos le dice a su amigo también colorado, pero más alto y gordo –"dejáte de joder estos tipos entrenan todo la semana y no pueden hacer dos pases seguidos, qué hijos de puta".
Luego de unos minutos el mal humor se esfuma, y los hinchas vuelven a dialogar de cualquier cosa. Un señor de unos cincuenta años gordo pelado y con barba candado, un calco de aquel diputado duhaldista, llamado Mércuri (ese que reciclaba latitas de gaseosa en Pinamar) le comenta a un hombre, del que solo puedo decir que tiene el pelo canoso, que al fin pudo terminar de pagar su casa después de treinta años. En este clima informal se esfuma el entretiempo. Lo mejor está por venir.
Racing tiene otra actitud, empieza a pelotear literalmente a su rival. La gente no para de cantar y el equipo lo siente. De repente el siete encara por la derecha, se mete al arco y el diez patea… la pelota pega en el palo. -"Uhhhhhhhhhhhhhhh"-, se escucha en toda la cancha. Mi humanidad baja tres escalones a una velocidad cercana a la luz, una avalancha me acaba de arrastrar y si no hubiera sido porque pude frenar a tiempo, amarrándome de aquel gordo traspirado que antes se había secado con mi remera, hubiera terminado mucho más abajo. La gente se entusiasma pero a la vez se impacienta, el equipo juega bien, pero el gol no llega.
A los treinta minutos del segundo tiempo, el rubio por elección, técnico académico, saca un defensor y pone un tercer delantero. Este es un lungo, flaco y colorado. El nueve en cuestión tuvo un buen arranque de campeonato pero se pinchó y perdió su lugar en el once inicial. Ese que se parece al diputado duhaldista dice: -"a este espástico de mierda pone, es horrible el largo este".
Minuto 47 del segundo tiempo las esperanzas se empiezan a terminar, el gol no llega y la cara de la gente es pura desazón. Casi en el borde del área local el siete de Racing pone un pase de setenta metros al once que pica habilitado por la derecha. Este encara y pone un centro preciso para el nueve alto y un poco torpe, que viene picando por el centro. De las entrañas de miles de personas en la tribuna se escucha un: -"ahí está, dale dale dale!!!!". Y entonces por un instante todo parece detenerse, la pelota no parece llegar más a los pies del colorado nueve… Hasta que por fin se escucha un enorme Goooooooooooooooooooooollllll!!!!
Ahora todo es un terrible torbellino, la gente se abraza, se revuelca en el piso, se besa, insulta y se funde en una sola alma, ha ganado Racing señores y eso para todos estos seres, es lo único que importa.
Un rato más tarde cuando ya todo está calmado, y la gente espera que el equipo rival se retire, para poder irse también, escucho nuevamente a Mércuri que le dice a su amigo: -"viste que yo te dije que el colorado era un fenómeno". Lo miro y me río, el me mira y se ríe. Nos reímos.
TITO.-

domingo, 16 de septiembre de 2007

NEGRA ES MI ALMA, NEGRO MI CORAZON

Hay gente digna de admiración, personas que ante un contexto totalmente adverso, pelearon por una causa totalmente justa. Estamos hablando de “los negros” quienes lograron destacarse luchando y reivindicando sus derechos. Esos derechos que los “Estúpidos Hombres Blancos” les negaron durante siglos. Pero ahí están ellos, además de haber logrado romper con la esclavitud también están creando ritmos musicales, destacándose en los deportes, demostrando que ninguna diferencia nos hace superior. También es para destacar a aquellas personas blancas que no los discriminaban y los aceptaban, los ayudaban aún cuando estaba muy mal visto y cuando no era lo normal. LA IMAGINACION AL PODER les rinde un merecido homenaje.

El Reverendo Dr. Martin Luther King, Jr. (Atlanta, 15 de enero, 1929 - Memphis 4 de abril, 1968) fue un ministro de la iglesia bautista y un activista del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos para los afroamericanos, condecorado con el Premio Nobel de la Paz. Organizó y llevó a cabo marchas por el derecho al voto, la no discriminación, y otros derechos civiles básicos. La mayoría de estos derechos fueron promulgados en las leyes de los Estados Unidos con la aprobación del Acta de los Derechos Civiles y el Acta de los derechos de votación. Es tal vez más famoso por su discurso "I Have a Dream (Yo tengo un sueño)" dado en frente del Memorial a Lincoln durante la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad en 1963. King es recordado como uno de los mayores líderes y héroes de la historia de Estados Unidos, y en la moderna historia de la no violencia.

Rosa Louise Parks (nacida el 4 de febrero de 1913 bajo el nombre de Rosa Louise McCauley - 24 de octubre de 2005) fue una figura importante del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos. El 1º de diciembre de 1955, Rosa Parks, una modesta y tranquila costurera, subió al autobús en la Avenida Cleveland camino a casa luego de una larga jornada de trabajo. Tomó asiento detrás del departamento reservado a los blancos, y a medida que recorría las calles observaba cómo el vehículo se llenaba lentamente; al poco tiempo, el chofer se acercó a ella y le ordenó, junto a otros tres negros, que dejaran sus lugares a los pasajeros blancos que acababan de ingresar. No había otros asientos libres, así que tendría que ceder su sitio a un varón blanco y proseguir de pie el resto del trayecto. En una reacción sin precedentes para la comunidad de Montgomery, la señora Parks, serena pero firmemente, se negó. El resultado inmediato fue su detención. La noticia circuló como reguero de pólvora por la ciudad, y la imagen de la policía arrestando a una mujer de porte humilde y equilibrado, de la que no podía imaginarse ni sombra de provocación, causó su impacto. Pronto los líderes negros se pusieron en campaña, y la circunstancia hizo surgir en la escena al joven pastor de una iglesia bautista local, quien, desconocido hasta ese momento, sería luego admirado en todo el mundo como uno de los máximos paladines de los derechos civiles del siglo XX: el Reverendo Martin Luther King Jr.

Irene Morgan Kirkaldy (Baltimore, 1917 - Nueva York, 10 de agosto de 2007) fue una pionera del movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos. Fue conocida por haber sido detenida en 1944 tras negarse a ceder su asiento de autobús a una pareja blanca y por su resistencia al arresto (que incluyó su agresión al agente que la detuvo). El caso fue llevado a la Corte Suprema de los Estados Unidos gracias a la apelación del abogado Thurgood Marshall. En junio de 1946 el Tribunal falló en contra de la ley del Estado de Virginia que dictaminaba la separación de razas en el transporte de viajeros. El fallo abrió las puertas a otras reclamaciones del movimiento por los derechos civiles, incluyendo el final de la segregación racial en todo el país tras el incidente similar de Rosa Parks en un autobús en Montgomery en 1955.
Se graduó en la universidad en 1985, con 68 años. Fue galardonada en 2001 con la Presidential Citizens Medal, segunda condecoración civil más importante de EEUU.


Ruby Bridges A pesar de las protestas y las provocaciones de la comunidad blanca que habita la segregacionista Nueva Orléans de 1960, Ruby Bridges, una niña de raza negra de seis años de edad, decide ingresar en una de las escuelas de la ciudad. Para ello contó con el respaldo de sus padres y la fuerza que le proporciona la fe que profesa.


Nelson Rolihlahla Mandela (18 de julio de 1918) fue el primer presidente de Sudáfrica en ser elegido por
medios
democráticos bajo sufragio universal. Tiempo antes de ser elegido presidente fue un importante activista contra el apartheid que, pese a sufrir prisión durante 27 años, estuvo involucrado en el planeamiento de actividades de resistencia armada. Sin embargo, la lucha armada fue, para Mandela, una "última alternativa"; Mandela siempre usó métodos no violentos. Durante su tiempo en prisión (la mayoría de éste, encerrado en una celda en Robben Island), Mandela se convirtió en la figura más conocida de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica. Pese a que el régimen del apartheid y las naciones aliadas a éste lo consideraron junto al Congreso Nacional Africano como un terrorista, su lucha fue parte íntegra de la campaña contra el apartheid. El cambio de políticas contra éste, que Mandela apoyó con su liberación en 1990, facilitó una pacífica transición a la democracia representativa en Sudáfrica. Es un hombre legal, un gran ejemplo de la tolerancia.
Después de haber recibido más de una centena de premios por más de cuatro décadas, Mandela es actualmente un célebre estadista que continúa dando su opinión en temas fundamentales. En Sudáfrica es conocido como Madiba, un título honorario adoptado por ancianos de la tribu de Mandela. Varios sudafricanos también se refieren a él como 'mkhulu' (abuelo)

Reina Nzinga Nzinga Mbandi Ngola nació en 1581,en Angola. También conocida como Jinga, Zhinga, Ginga, Reina Dona Ana o Reina Singa.
La ocupación portuguesa en esa región comenzó en 1578. Las exigencias de los portugueses fueron aumentando y con ellas el desacuerdo de Nzinga con respecto a las condiciones que imponían.
En 1624 llega al trono, mientras los portugueses rompen el acuerdo que ella misma había firmado en nombre del anterior Ngola. Nzinga abandona su nombre cristiano, al igual que sus hermanas Kifunji y Mukumbu (Gracia y Bárbara) y centra sus esfuerzos en recuperar la independencia política y territorial de su pueblo.
Los portugueses ven peligrar su situación y derrocan a Nzinga Mbandi nombrando a un nuevo rey, ella se ve obligada a abandonar el reino y se instala en Matamba. Crea el reino de Matamba y forma una gran alianza entre todos los enemigos de Portugal, incluidos los holandeses.
En octubre de 1656 la reina Nzinga negocia el intercambio de presos, consiguiendo la libertad de su hermana Mukumba a cambio de 130 esclavos y la aceptación de un misionero cristiano en Matamba. A cambio, ya con 74 años de edad, ella recibiría ayuda militar si la necesitaba. En 1663 muere a los 82 años de edad manteniendo la independencia de su reino y el respeto del reino de Portugal.

Stephen Biko También conocido como Steve Biko nació el 18 de diciembre de 1946 en Kingwilliam's Town, actualmente provincia del Cabo Oriental, Sudáfrica.
En 1966 cursó los estudios de medicina en la Universidad de Natal. A fines de la década del '60 funda el "Movimiento de Conciencia Negra" (B.C.M) y en 1969 crea una organización llamada "All-Black South African Students" que funcionaba como un grupo totalmente opuesto a la "Unión Nacional de Estudiantes Sudafricanos", dirigida e integrada por blancos.
A comienzos de la década del '70 las leyes del gobierno sudafricano comienzan a ser todavía mas duras y a Steve Biko se le prohíbe viajar, hablar en público y publicar sus escritos. Él afirmaba que " la liberación surge de la comprensión por parte de los negros de que el arma más poderosa en manos del opresor es la mente del oprimido".
El régimen del apartheid continuaba y desde 1964 Nelson Mandela se encontraba en prisión. Biko es detenido en varias oportunidades por la policía. En el mes de agosto de 1977 es arrestado nuevamente torturado y salvajemente golpeado. Murió un mes después, el 12 de septiembre de 1977. Las investigaciones por parte del gobierno aseguraron que nada tenía que ver la policía con el episodio. Veinte años después, en enero de 1997, cinco agentes de la policía reconocieron ante la Comisión de la Verdad y la Reconciliación haber cometido el asesinato de Stephen Biko.

Jomo Kenyatta Kamau Ngengi nació el 20 de octubre de 1891 en Ichaweri, Kenia. En agosto de 1914 fue bautizado con el nombre de Johnstone Kamau, tiempo después adoptó el nombre de Kenyatta. En 1952 comienzan las rebeliones Mau-Mau contra la presencia europea en Kenya en defensa de sus tierras. El 21 de octubre de ese año J. Kenyatta es arrestado, acusado de dirigir las rebeliones. En abril de 1953 fue sentenciado a siete años de prisión.
En 1960 se crea la K.A.N.U (Unión Nacional Africana de Kenya) de la cual Kenyatta, todavía en la cárcel, (a pesar de haber cumplido ya su sentencia) es elegido presidente.
En agosto de 1961 consigue su libertad y comienza las negociaciones con el Reino Unido en busca de la independencia de su país.
En mayo de 1963 la K.A.N.U gana las elecciones celebradas en busca de un gobierno provisional. Jomo ocupa el cargo de primer ministro y proclama la independencia de Kenya, el 12 de diciembre de 1963. En 1964 es nombrado primer presidente de Kenya. El 22 de agosto de 1978, siendo aún presidente, muere a los 86 años de edad.

Patrice Lumumba Nació en Onalua, provincia de Kasai, Congo belga, el 2 de julio de 1925.
A la edad de 30 años y trabajando para una empresa de correos, organiza un sindicato de trabajadores, es detenido y encarcelado por las autoridades belgas. En En1958 junto a otros compañeros funda el Movimiento Nacional Congoleño, siendo este el primer partido político de ámbito nacional. Rápidamente Lumumba se convierte en el principal líder político de su país.
Es encarcelado nuevamente y liberado en 1960, gracias a la gran movilización popular. Viaja a Bélgica en busca de negociaciones para la declaración de la independencia. Durante su estadía se celebran elecciones en el Congo en las que es elegido con el mayor número de votos.
El 23 de julio de 1960 se forma el primer gobierno nacional con Joseph Kasavubu como presidente Patrice Lumumba como primer ministro, quien el 1 de julio de ese año proclama la independencia del Congo.
El 17 de enero de 1961 en Katanga y luego de la ruptura del estado independiente del Congo, financiado por capitales belgas, es asesinado junto a dos de sus ex-ministros por militares belgas, acompañados de oficiales y policías. Lumumba es otro de los símbolos de la libertad africana.

James Cleveland "Jesse" Owens (*12 de septiembre de 1913 - 31 de marzo de 1980) En 1936, Owens viaja a Berlín, Alemania, para participar con el equipo de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos . Adolf Hitler estaba utilizando estos juegos para mostrar al mundo una renaciente Alemania nazi. Hitler y otros miembros del gobierno tienen grandes esperanzas en que los atletas alemanes dominen los juegos con sus victorias. Mientras tanto, la propaganda nazi, promueve el concepto de la superioridad de la raza aria y muestra a los de origen africano como inferiores.
Owens causa una gran sorpresa al ganar cuatro medallas de oro: el 3 de agosto en los 100 metros lisos derrotando a Ralph Metcalfe; el 4 de agosto en salto de longitud, después de unos amables y útiles consejos de su rival alemán Lutz Long; el 5 de agosto en 200 metros lisos; finalmente, junta al equipo de relevos 4x100 metros consigue su cuarta medalla el 9 de agosto. Esta marca de cuatro medallas de oro en unas olimpíadas no fue igualada hasta 1984 por Carl Lewis.
El primer día, Hitler sólo aplaudió con las victorias de Alemania, y hay quien afirma que se negó a dar la mano a Cornelius Johnson, que era afroamericano, aunque según el portavoz de Hitler, este salió del estadio antes de lo previsto. Los directivos del comité Olímpico insisten a Hitler en que aplauda a todos los medallista o a ninguno. Hitler opta por la segunda opción y no está en las siguientes presentaciones de medallas.

Jack Roosevelt Robinson ( *Cairo, Georgia, 31 de enero de 1919Stanford , Connecticut , 24 de octubre de 1972). Beisbolista. Jugó la mayor parte de su carrera profesional para los Brooklyn Dodgers. Fue el primer jugador de color en ingresar a las Ligas Mayores de Béisbol. Aparte de su destacada carrera como jugador realizó una firme actividad política y comunitaria por la igualdad de derechos y la lucha contra la discriminación.
Robinson era objeto de epítetos raciales, cartas que contenían odio y amenazas a muerte,
pitchers tirando hacia su cabeza y piernas, y catchers escupiendo en sus zapatos. Encaró una rebelión abortada de algunos de sus compañeros, amenaza de huelga de los St. Louis Cardinals, gatos negros tirados al campo. A pesar de esta presión, él mantuvo el control. Por soportar todos estos vejámenes con silencio se ganó el respeto de sus compañeros y eventualmente, de sus contrincantes. Fue elegido como el novato del año.

Podemos hablar de muchisimos músicos de blues y jazz, ritmos que dieron nacimiento al rock and roll; se podría nombrar a Bob Marley, Little Richard, Fats Domino, James Brown y Chuck Berry, Louis Armstrong, Jimmy Hendrix por nombrar a algunos de las tantos músicos que surgieron. También hay muchos deportistas negros que se han destacado a lo largo de la historia como Pele, Muhammad Alí, Carl Lewis, Michael Jordan, Tiger Woods, entre muchísimos otros.
Por último dejo a continuación la letra de la canción de La Renga que le dio el título a esta entrada y que habla justamente de este tema.


Negra es mi alma, Negro es mi corazón

Triste o muy solo,
esclavo y fugitivo,
mostraste tu puño
al cielo y la libertad.

Las cadenas no pudieron callarse,
y en todo el mundo tu grito se escuchó.
Las heridas de tu alma no pudieron
apagar tu alegría y tampoco tu llanto.

Te veo bailar al ritmo del tambor,
mi piel blanca se tiñe de vos.
Tu ritmo alegre me contagió,
y un triste blues la piel me erizó,
y ahora:
Negra es mi alma, negro mi corazón...

Ya no podrán detener tu fuerza,
el cielo es negro antes de llover
la fuerte lluvia que lava las pieles,
menos las almas, menos las almas
no ves!

Te veo bailar al ritmo del tambor,
mi piel blanca se tiñe de vos.
Tu ritmo alegre me contagió,
y un triste blues la piel me erizó,
y ahora:
Negra es mi alma, negro mi corazón...


FUENTES
http://club.telepolis.com/arteafricano/PERSONAJES.htm
es.wikipedia.org

Gastón







sábado, 15 de septiembre de 2007

LA DUDOSA

Hace mucho tiempo le decían que era auténtica. Pero ya no se siente así. Perdió el rumbo. No sabe si del todo. No cree. En realidad, le parece que todavía no hizo clic, no reaccionó. No sabe qué carajo quiere hacer de su vida. Escribir. ¿Si?. No. No se siente motivada. Quiere agarrársela con todo el mundo. Echarles la culpa. Y que sea verdad que ellos tienen la culpa. Y se le apelotona el estómago cuando piensa así.
Para descargarse algunas veces canta. Y se mira al espejo mientras lo hace. Intenta moverse un poco para ponerle un poco de onda y sentirse linda. Se ve linda.
Muchos dicen que la adolescencia es la peor etapa, porque uno se tiene que acomodar a cosas totalmente nuevas como relacionarse aún más con los chicos; te cambia el cuerpo porque ya no sos una nena pero la ropa de las más grandes te queda muy mal, etc. Pero ella no piensa así. Desde que terminó el secundario el año pasado está convencida que esta es la edad más jodida. “¿O será que ahora lo puedo hacer conciente, y antes me jodía igual cualquier edad?”, se pregunta. No sabe. Duda. Todo el tiempo duda.
De vez en cuando se siente como en una miniserie de esas americanas, las “sitcoms”, en las que el protagonista está en la búsqueda de algo y todo lo que le pasa se convierte en una señal. Como el lunes, cuando salía de la facultad: estaba esperando el colectivo y en un momento miró para arriba y vio una estrella fugaz. “Tengo que pedir un deseo”, dijo. “Quiero ser feliz. Quiero enamorarme.”
No lo podía creer. Ella rechaza tajantemente esos sentimentalismos de novela de las tres de la tarde. Se fastidia cuando oye hablar a las mujeres que “están esperando el instante mágico de encuentro con un hombre” Piensa que hay cosas más importantes. Como intentar no vivir en una burbuja. Pero otras veces duda si todo eso no es un escudo, una careta. Como verán todos, duda.
Dijo Aldo Rico: “La duda es la jactancia de los intelectuales” Cuando escuchó esta frase se prometió no dudar más, pero fue peor, se convirtió en una obsesión. A la semana, en una clase de la facultad, escuchó “la obsesividad es la condición esencial de un analista, del que investiga”. Se llenó de orgullo. “Pero sigue siendo algo malo que sea obsesiva ¿no?”, se preguntó. La eterna duda. Un incansable ida y vuelta. Ni una sola decisión.
Pero volviendo a la estrella fugaz de aquél día, pensó que a lo mejor sí le gustaría estar con alguien. Quizás, es aún mejor vivir como las mujeres que hablan de la “magia del amor”.
Unos días después en el trabajo, estaba sentada almorzando y le subió una vaquita de San Antonio por la mano izquierda. “¡Pedí un deseo, boluda!”, le gritaron. Hizo caso y dijo de vuelta “Quiero ser feliz. Quiero enamorarme”. Qué boluda se sintió realmente. ¿De quién se iba a enamorar? ¿O de qué? Si por lo menos amara a su carrera…”¿Qué hago? ¿Me cambio de carrera? Ay, no sé”

Loly

jueves, 13 de septiembre de 2007

MIRANDO POR LA VENTANA




Miro a través de la ventana, una luz azul me ilumina, una linda melodía me eleva, cajas que vuelan, sirenas que suenan. El mundo está en mis manos pero prefiero correrlo de lugar. Ahí aparezco yo, en la oscuridad, no veo nada, solo un embotellamiento eterno. Una suave brisa me acaricia un poco, justo que estaba pensando en eso. Mientras avanza la sudestada se agita el sauce alentándome, de fondo el cabildo y al lado flamea la bandera. Mientras, sigo hundido; sigo mirando y veo otra cosa, esta vez veo la leña para tirar al fuego, un fuego que se hace grande y donde puedo refugiarme del frío. Después siento un ligero temblor bajo mis pies y las constelaciones que se me están desarmando. La cortina se eleva una y otra vez, los libros son testigos de eso, suena el timbre y voy a atenderlo, es un momento oportuno para el ron (me la paso apagando incendios con nafta), también esta rutina me hace bien pero después pago un precio bastante alto. Solo me queda caminar por la cornisa mientras hablo con mi tortuga. Abajo el gato se cruza y yo sigo viendo al mapa. Un millón de bichos invaden el norte de mi país, atravieso la selva y me tiro en la nieve, así de contradictorio es este lugar.
El fuego me ilumina y la flecha se clava en mi pecho, a decir verdad no sé si es para tanto, pero al menos la mitad de la luna me ilumina.
Gastón

LAS MEJORES FRASES DE UN GENIO



  • Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y un bolso de mujer.

  • Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio.

  • Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.

  • Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se deje engañar. Es realmente un idiota.

  • Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

  • ¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Que ha hecho la posteridad por mi?

  • La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

  • La inteligencia militar es una contradicción en los términos.

  • Una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama. Me pregunto como pudo ponerse mi pijama.

  • La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.

  • He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido esta.

  • El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.

  • La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados.

  • Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.
    Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

  • Solo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde "sí", sabes que es un corrupto.

  • La política no hace extraños compañeros de cama. El matrimonio sí.

  • El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.

  • Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente esta demasiado oscuro para leer.

  • Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, esta su esposa.

  • El matrimonio es la principal causa de divorcio.

  • Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.

  • Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.

  • Es usted la mujer más bella que he visto en mi vida... lo cual no dice mucho en mi favor.

  • El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida... y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

  • No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual.

  • Oh! Nunca podré olvidar el día que me casé con aquella mujer... Me tiraron píldoras vitamínicas en vez de arroz.

  • Perdonen que no me levante. (Epitafio de Groucho)

Gastón

ODA A LA PACIFICACIÓN

Mis comentarios están en el texto de Tito, pero me acordé de esta poesía de Benedetti que está muy buena. Espero que les guste.

"No sé hasta dónde irán los pacificadores con su ruido metálico de paz
pero hay ciertos corredores de seguros que ya colocan pólizas contra la pacificación
y hay quienes reclaman la pena del garrote para los que no quieren ser pacificados
cuando los pacificadores apuntan por supuesto tiran a pacificar
y a veces hasta pacifican dos pájaros de un tiro
es claro que siempre hay algún necio que se niega a ser pacificado por la espalda
o algún estúpido que se resiste a la pacificación a fuego lento
en realidad somos un país tan peculiar
que quien pacifique a los pacificadores un buen pacificador será".
Mario Benedetti, Oda a la pacificación
SWT.

VIOLENCIA ES MENTIR...


Me gustaría escuchar las opiniones acerca de una problemática tan discutida en los 60 y 70, entre los que quería suprimir el sistema capitalista. Para ser más claro, quería saber qué piensan de la lucha armada y la violencia como método para combatir al sistema.
¿Están de acuerdo sí, no, por qué?
Yo siempre estuve en contra de esa metodología, hoy no sé qué pensar.
Me parece un tema muy interesante y me gustaría en algún momento poder organizar alguna movida con gente de esa época, a ver qué sale.


Tito.-

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Hablando de esa cosa inconciente...


Quiero agregar esta letra a la frase de Mollo. Me pareció un valor agregado que habría que tener en cuenta al hablar de algo tan amplio y menospreciado como es soñar.

Anoche soñé contigo

Anoche soñé contigo y no estaba durmiendo
todo lo contrario, estaba bien despierto.
Soñé que no hacía falta, hacer ningún esfuerzo
para que te entregaras, en ti yo estaba inmerso.

Qué lindo que es soñar, soñar no cuesta nada
soñar y nada más, con los ojos abiertos
Qué lindo que es soñar y no te cuesta nada más que tiempo.

Qué hacer con tanta angustia, por cosas no resueltas
con toda esta energía, casi siempre mal puesta.
Si pudiera olvidarme, por siempre de mi mismo
habría de encontrarme, allá en tu dulce abismo.

Qué lindo que es soñar, soñar no cuesta nada
soñar y nada más, con los ojos abiertos
Qué lindo que es soñar y no te cuesta nada más que tiempo.

Soñé que no hacía falta, hacer ningún esfuerzo
para que te entregaras, en ti yo estaba inmerso.

Qué lindo que es soñar...


Letra: Kevin Johansen
Ultimo disco: Logo

Doli

UNA FRASE PARA QUE TENGAMOS EN CUENTA

“La azafata vuelve a ser la que nos trae el perfume” dice Mollo en “Ay, Que Dios Boludo”, el segundo tema de Vengo del placard de otro (2002). Si bien no es el disco más representativo de Divididos, es un gran disco. Fue el último de estudio que editaron hace ya cinco años. En el mismo hay dos covers, sacando esos dos temas, de los 12 que ellos compusieron 9 hablan sobre la crisis del 2001. Por lo tanto prácticamente casi todo el disco habla de esos días tan deprimentes y esos tiempos tan convulsionados. A diferencia de otros grupos de Rock Nacional que si hablaron de la crisis lo hicieron con un solo tema ellos le dedicaron casi todo el CD. Sin dudas son los que mejor reflejaron esos días.
Pero mas allá de eso mientras lo estaba escuchando en el 65, me quedó retumbando una frase que caló muy hondo en mí y que me pegó mucho. El tema se llama “Un Alegre en este Infierno” y en un momento Mollo grita casi implorando QUE NO ROBEN TUS SUEÑOS, y me parece que ese pedido es clave chicos, por favor no podemos ser ajenos a eso, no podemos permitir que nos pase eso, no podemos dejar que lo hagan, por favor no dejemos que lo hagan QUE NO NOS ROBEN NUESTROS SUEÑOS.
Gastón